Entendemos por celulitis una modificación sufrida en el tejido conjuntivo por una acumulación de grasa, líquidos y toxinas. Cuando se produce esta disfunción, la piel aparece irregular y con pequeños bultitos; es la denominada “piel de naranja”. Pero la verdadera celulitis es una enfermedad edematoso-fibroesclerótica que no deberia considerarse como un simple concepto estético-corporal. Es una patología que afecta no solo a células grasas sino también al tejido intersticial y a los vasos sanguineos más pequeños ya que proviene de un colapso microcirculatorio.

Este tratamiento debe estar compuesto por varias técnicas para garantizar su efectividad, de esta forma se consigue eliminar el tejido graso, mejorar la textura cutánea y reafirmar el tejido.

– Cavitación + Radiofrecuencia

La cavitación es una técnica no invasiva que actúa sobre los depósitos grasos. Mediante la aplicación de ondas de ultrasonidos conseguimos la formación de microburbujas dentro del líquido intersticial que rodea a las células grasas. Estas microburbujas presionan la célula rompiendo así la membrana celular. Las grasas emulsificadas serán evacuadas por vía linfática y orina.

– Mesoterapia por electroporación

Introducción transcutánea de sustancias lipolíticas, activadores, reafirmantes y regenerantes mediante corrientes de alto voltaje, sin molestias ni sensaciones desagradables.

– Drenaje linfático manual

– Presoterapia

Drenaje linfático mecánico indicado para facilitar la evacuación de líquido retenido. Los numerosos estudios realizados en el ámbito médico sobre la utilización de la presoterapia para los tratamientos de edemas linfáticos como dolencias venosas, han aportado un adelanto importante en la aplicación medico-estética.

– Plataforma vibratoria

Complemento para la eliminación de grasa y tonificación despues de la cavitación.

– Peeling corporal + masaje hidratante

Elimina las células muertas, activa la circulación y mejora la penetración de activos hidratantes.

– Masaje reductor y reafirmante

Tratamiento que actúa sobre el tejido conjuntivo, mejorando el drenaje linfático y venoso, y desinflamando el tejido adiposo.